Actualizado Sábado, 19 de octubre, 2019. 20:00:16

Crónicas

Los candidatos apuntaron a los jóvenes, el MAS-IPSP sacó ventaja gubernamental, los opositores cometieron más errores. Pese al uso de la RRSS la innovación debe esperar. No interactuaron con los votantes.

Juan Carlos Marañón/Boya.News

SANTA CRUZ

¿Evo Morales, Carlos Mesa y Oscar Ortiz convencieron a los jóvenes? Es una pregunta que tendrá respuesta este 20 de octubre. Sin embargo, tres expertos en comunicación y marketing evaluaron desde La Paz, Santa Cruz y Cochabamba las campañas del Movimiento al Socialismo al Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Comunidad Ciudadana (CC) y Bolivia dijo No (BDN) para conocer los aciertos y errores de las campañas proselitistas.

Los tres partidos desplegaron sus artillerías propagandísticas por medios de comunicación y redes sociales. El objetivo: conquistar 3.216.774 de personas que están en la llamada generación de los millenials, jóvenes de 18 a 35 años de edad, que representan el 46% del electorado que decidirá quien gobernará el país desde el 2020 al 2025.

En La Paz, el consultor en comunicación Álvaro Hurtado explicó que, en general, las campañas han estado dirigidas a los jóvenes por los soportes o medios usados, pero ninguna respondió a intereses y lenguajes juveniles. “Pese a que presentaron actores o modelos jóvenes, los textos, discursos de los candidatos, los manejos de cámara, de colores para que aparezcan en fotos y videos, han sido desde el punto de vista de los adultos”.

Ahora, una cosa es que “apunten” a los jóvenes y otra que sus mensajes en forma y contenido respondan a las maneras de comunicación de aquéllos, precisó al destacar que “una cosa es tener el 'arma' de la propaganda en las manos, otra es saber a qué diana disparar o en qué campo hacerlo, o mejor: no disparar sino compartir y reflexionar sobre el mal uso de esas armas”.

Según Hurtado, los jóvenes leyeron estas realidades, la falta de propuestas “para ellos”; por eso, probablemente buscarán otros escenarios que los incluyan. Los pocos que han sido parte de grupos políticos no tuvieron presencia relevante en las campañas, más bien han “hecho cancha”, han salido a experimentar.

En Santa Cruz, la comunicadora, especialista en marketing y docente de la Escuela Superior de Comunicación Audiovisual Diakonía de la UCB, Daniella Reyes, dijo que no todos los partidos encaminaron sus propuestas a los jóvenes, “excepto el MAS-IPSP, que no usó la propaganda electoral como tal, sino como refuerzo de la propaganda gubernamental, que claramente, por el manejo de la imagen, por el eslogan, por las propuestas, están tras el voto de este grupo etario”.

“El MAS dirigió su propaganda a este grupo con más efectividad porque apeló al instinto de supervivencia ´Futuro seguro´, ofreció al joven vivienda, trabajo, innovación, etc. Y trató de ser sutil al encaminar el mensaje por este tipo de propaganda; pero claramente a través de todas sus fuerzas comunicacionales trabajó en la juventud con 'Futuro seguro'”, analizó Reyes.

En Cochabamba, el experto en marketing político Silver Reyes apuntó al MAS-IPSP como el único partido que alcanzó a conquistar a los jóvenes de clase media-baja y baja con su propaganda centrada en “Futuro seguro”, mientras que CC convenció solamente a la clase media-alta y una porción de clase media gracias a su impulso de candidatos jóvenes, pero no necesariamente con su propaganda.

¿QUÉ ERRORES SE COMETIERON?

Daniella Reyes explicó que los partidos políticos no comprendieron hasta ahora que hacer propaganda electoral es como conocer al cliente en publicidad. El discurso es masivo y no se enfocaron en las propuestas hacia los sectores específicos. Tampoco hicieron un adecuado uso de las redes sociales.

Silver Reyes explicó que el MAS-IPSP usó demasiado la segregación de clases como táctica de propaganda, lo cual demostró funcionar para clases media-baja y baja (por el sentimiento de “retribución”), “pero también logró alejar a la clase media (grueso del voto) de su voto duro”.

Sobre CC opinó que tiene un programa unificado y bastante interesante, pero sin discurso. “Por las características de esta elección, los últimos días de campaña subieron puntos solo los candidatos con discurso fuerte y frontal, algo que a su candidato le hizo mucha falta”.

BDN se centró en el mensaje de “menos corrupción”, pero no atacó directamente las columnas de la justicia, la policía, los servicios estatales a ciudadanos, etc., por lo que no logró conectar su mensaje con ningún público, ni en discurso ni en propaganda masiva.

Según Álvaro Hurtado, en general, los partidos consideraron al elector como un seguidor, que no tiene modernidad y que no entiende lo que se le insinúa. “Pensar desde el capricho del candidato o la creencia de asesores y estrategas (...), agrupaciones políticas cargadas de coyuntura, pero vacías de futuro”.

El uso y selección de medios tampoco ha sido adecuado y el marketing político ha sido cauto, poco novedoso, muy lento en su ofensiva y muy reactivo en la defensiva, precisó Hurtado, analizando en términos de Sun Tzu, (El Arte de la Guerra), que las campañas sólo han sido advertencia y reconocimiento de terreno. No hubo líderes fuertes, no se lograron posiciones altas sino hasta el final de la temporada de propaganda. Los “ejércitos” de seguidores, considerados como masas, han sido llevados como en otrora, a la fuerza, sin que los estrategas o los operadores políticos comprendan los cambios y pensamientos actuales.

Destacó que BDN probablemente ha tenido la campaña de manual más disciplinada que el resto de partidos y agrupaciones políticas; “sin embargo, las estrategias, al ser de manual, no han provocado novedad. CC tiene elementos interesantes, pero responden al humor del candidato”.

Como en toda campaña, los errores en algunos casos fueron de coyuntura como los que el ex vocero de CC protagonizó, o la no presencia del candidato oficialista en un debate, la exclusión de grupos sociales durante el casting o atacando las preferencias de género, la falta de uso de elementos de identidad simbólicos para lograr la identificación de electores con candidatos, a excepción del uso de colores que era inevitable.

¿HUBO INNOVACIÓN?

“No, seguimos en la propaganda tradicional, nada propositiva”, respondió Daniella Reyes, y Álvaro Hurtado coincidió en que no hubo innovación porque el uso de plataformas digitales siguió la tradición de medios más antiguos en cuanto a lenguajes, tiempos, estilos, mensajes, “lo que no ha generado novedad, sino una descarga política”.

Para Silver Reyes, el uso de las redes sociales de forma masiva es una innovación en relación a elecciones pasadas. Sin embargo, el único frente que aprovechó y entendió al votante joven (18-30 años) presente en RRSS es el Partido Demócrata Cristiano (PDC) que postula a Chi Hyun Chung. “Los demás simplemente se centraron en tener presencia en RRSS, pero no en mantener una conversación activa y abierta con los internautas”.

¿LOS MENSAJES RESPONDIERON A NECESIDADES DE LA POBLACIÓN?

"En algunos casos respondieron a necesidades generales de la población como mejorar la salud, la educación o el empleo, en otros respondieron a lo que es vox populi como los grados de corrupción o de participación de entidades, personas, rubros”, respondió Álvaro Hurtado.

Durante el tiempo de los incendios en la Chiquitanía, informaron sobre esa realidad; “pero en general, no es una habilidad de los spots de propaganda responder a necesidades, sino crear ilusiones y atender imaginarios: futuro seguro, con tal o cual se acaba la corrupción porque tiene manos limpias, con tratamientos psicológicos se resuelven las preferencias sexuales. En todo caso, una verdad dicha es que hay enojo (Basta ya!), pero con esa afirmación se evidencia realidades, no se responde a necesidades”.

Silver Reyes explicó que cada mensaje respondió a las necesidades que los estudios sociológicos del partido captaron. “El MAS-IPSP es el único partido que planteó una solución (o un status quo) a las necesidades de su sector de votantes, mientras que Comunidad Ciudadana persistió en ser la solución a la alternancia de poder, mensaje que los posiciona como favoritos entre opositores”.

Daniella Reyes concluyó que los partidos no respondieron con sus mensajes a las realidades de los electores porque las campañas, sobre todo las de la oposición, “estuvieron mal dirigidas, perdieron el tiempo y los pocos espacios de comunicación para emitir un mensaje propositivo”.

(Boya.News)

Recientes

Bolivia . . .

Publicado Lunes, 11 de noviembre, 2019. 00:04:11

Bolivia al borde del desastre

Publicado Sábado, 09 de noviembre, 2019. 20:59:03

Motines, "golpe": Gobierno llama a Comunidad Internacional

Publicado Viernes, 08 de noviembre, 2019. 23:10:28

Cívicos alistan ofensiva final en La Paz

Publicado Jueves, 07 de noviembre, 2019. 20:11:57

Un muerto más, Camacho está en La Paz

Publicado Miércoles, 06 de noviembre, 2019. 22:09:09